“Política Pública de Protección animal, un logro que debe consolidarse”

Written by 

La primera vez que llegué al Concejo, en el año 1990, la ignorancia frente al tema era tan grande que algunos relacionaban la palabra animalismo con algún tipo de aberración. Para avanzar en la comprensión de las problemáticas relacionadas con los Derechos de los Animales fue necesaria mucha paciencia y tolerancia con las posturas cerradas de la gran mayoría de los concejales.

 En el año 2011, un número importante de colegas en el cabildo ya habían despertado su solidaridad con la causa proteccionista, lo que nos permitió crear una bancada con representación de todos los partidos, comprometida en hacer una defensa de todos los animales en el Distrito.

 Lograr la aprobación de la Política Pública para la Protección de todos los animalesfue una lucha de cinco años consecutivos. La primera versión la presenté en el año 2009 y en casi todas las ocasiones fue hundida por sectores afines a la tauromaquia.

 Después de un trabajo arduo de sensibilización con estos sectores, el Concejo de Bogotá aprobó por unanimidad la iniciativa en noviembre de 2013. Fue necesario presentar esta propuesta en doce ocasiones hasta lograrlo.

 La Administración Distrital está obligada a implementar una Política Pública para la Protección Animal en Bogotá. Gracias a la presión ciudadana y a un intenso trabajo de control político, conseguimos que la Secretaría de Ambiente estableciera las mesas de trabajo para la elaboración del Decreto que reglamentó el Acuerdo Animalista.

 La labor que nos corresponde ahora es continuar aportando iniciativas para que se implemente con celeridad, y asegurar que en el próximo Plan Distrital de Desarrollo se destinen los recursos necesarios para ponerla en marcha.

 Consolidar este esfuerzo es fundamental para que la protección de todos los animales en el Distrito no dependa más de la voluntad del alcalde de turno, sino que sea una obligación transversal a todos los Gobiernos de Bogotá en el futuro.

 Mi defensa de los derechos de los animales y la naturaleza es la continuación de la lucha por la defensa de la vida, extendida a los otros seres con los que compartimos la existencia. Esta lucha tiene nuevos retos.

 Por ejemplo hace cinco años deje de consumir carnes, comprendí que no era coherente con mi convicción y actividad como proteccionista, además, porque los impactos de la industria cárnica contra el medio ambiente son devastadores, toda vez que la ganadería provoca la muerte de millones de animales, contamina el agua y consume miles de litros para producir un kilo de carne, todo esto sumado a la deforestación de selvas que esta actividad necesita.

 La contaminación atmosférica que produce esta industria fue objeto de estudio para la FAO que, en un informe de 2013, sugirió una alimentación vegana (sin carnes ni lácteos) para detener la amenaza que representa para la sostenibilidad del planeta.

Read 1117 times
Rate this item
(0 votes)
More in this category: « La Naturaleza también es víctima Los cachacos exigen seguridad para la bici »

Related items

back to top